Buscar

Por qué este blog y por qué ahora

Me encanta escribir. Y a la vez es de las cosas que más me horrorizan en el mundo. A ver, más que horrorizar... es que me da mucha pereza, más bien. Y aquí estoy, haciendo mi primera entrada de blog. Ya de noche, cuando debería estar viendo Netflix o leyendo o haciendo cualquier otra cosa.


Tampoco pereza es la palabra adecuada. Es más bien como un pánico escénico, una especie de paralización antes de comenzar a escribir. De repente se me hace una tarea gigante, mastodóntica, inasumible. Algo para lo que no estoy preparada. Algo que ni siquiera hago bien. Mogollón de pensamientos (la radiomente, según le dice Charuca) vienen y aunque intento esquivarlos/aniquilarlos cual ninja en un ataque zombie, no se me acaban de ir del todo.

Lo dicho. Aquí estoy. Con la de cosas que tengo que hacer y no se me ocurre mejor historia que ponerme a hacer un blog. Pues precisamente por eso, ahí voy. Precisamente porque hago tantas cosas ha de existir este blog. Uno para yo misma no olvidarme de todo lo bueno que me pasa y de todas las cosas que me hacen feliz en mi día a día (en principio solo del ámbito laboral, pero ya veremos). Y dos porque si de paso que cuento mi vida, que es mi principal pasatiempo, consigo ayudar a alguien en el camino, pues maravilloso. Ojalá ocurra.


¿Y por qué ahora? Pues mira yo qué sé. La verdad es que el titular este era un poco pretencioso. Supongo que ahora, justo ahora mismísimo, se han alineado no sé cuántos astros y he visto claro que era el momento exacto para hacer algo así. Porque ahora me apetece, porque quizá ahora tengo más cosas para contar que hace un par de años, porque Wix lo hace fácil y bonito, porque me tiene sentido, en definitiva. Y en parte (en gran parte) porque me lo pide el cuerpo. Siendo periodista pero apenas sin ejercer de periodista, aún con todo el horror que de primeras me produce la idea de escribir algo, en realidad escribir es mi gran pasión. ESCRIBIR. Me emociona esa palabra en sí misma. Tendría opciones para seguir haciendo periodismo, claro que sí. Ahora quiero otro camino para mi vida y el periodismo me interrumpe mis planes, pero tengo claro que no quiero dejar nunca de escribir.


Lo bueno si breve, pues eso. ¡Nos vemos!